El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Portada del sitio > Noticias

"Y la semilla, sin que él sepa cómo, germina y crece" (Mc 4, 27)

Domingo 22 de marzo de 2015

"Y la semilla, sin que él sepa cómo, germina y crece" (Mc 4, 27)

Hoy me gustaría compartir con vosotr@s cómo siento que Dios ha hecho y hace su obra en mí a lo largo de mis 29 años.

Es ahora, con el paso del tiempo, cuando descubro que Dios plantó en mí la semilla que me hace ser quien soy. Los primeros que la hicieron crecer fueron mis padres; ellos me educaron dándome lo mejor de ellos mismos y me iniciaron en el camino de la fe. Semilla que alimenté también con la educación que recibí en el colegio Santo Ángel, donde crecí impregnándome del carisma, de la sencillez y la cercanía de hermanas... y de participar en diferentes grupos de fe, que me han ayudado a crecer y a vivir la experiencia de Dios. Sin darme cuenta, esas experiencias marcaron momentos esenciales en mi vida. Pero fue cuando estudiaba farmacia en Salamanca, cuando diversas circunstancias "casuales" me hicieron reengancharme con un grupo de jóvenes Santo Ángel. Sentí la necesidad de volver a las experiencias que habían dejado huella en mí.

En ese tiempo, me di cuenta de que esa semilla, necesitaba "agua", BUSCABA el alimento para seguir creciendo y para tener VIDA. Y en la búsqueda descubrí que esa VIDA venía de Dios.

Sentí que Dios me hacía encontrarme llena y plenamente feliz, una experiencia nueva. Él me invitaba a no guardarme lo que estaba viviendo y a compartirla con otr@s, para que también pudieran descubrir ese sentido y felicidad. Apareció la necesidad de DARME a los demás. Esta experiencia me hacía crecer por dentro y tender al MÁS y me preguntaba: ¿cuál era ese más? ¿hacia dónde caminar?

Entonces, decidí "tomar mi vida en mis manos" y discernir qué era lo que me movía, qué me llenaba de vida y sentido. Fue ahí donde encontré a Dios acompañándome, poco a poco me iba conduciendo a Él, me daba sentido, libertad y me invitaba a seguirle.

Esta mezcla de sentimientos, dudas, miedos, inquietudes, búsquedas... me empujó a dejarme llevar por una intuición: "quizás el deseo de Dios para mí es que sea hermana del Ángel de la Guarda". Y con la certeza de que Dios acompañaba mi camino, hace 7 años que entré en la Congregación.

Actualmente vivo en Sevilla, es mi 4º año de juniora tras hacer mi primera profesión, comparto comunidad con cinco hermanas y me siento enviada a acompañar la vida de los jóvenes que buscan.

Vivo agradecida al Dios que es fiel a su promesa, porque siento que sigue encendiendo la "chispa" que mantiene VIVA mi vocación: "Acuérdate del Señor, tu Dios, que es Él quien te da la fuerza para hacerte estas riquezas, y así mantiene la promesa que hizo a tus padres, como lo hace hoy". Dt 8, 18

Eligiendo cada día la Vida soy feliz ¿y tu... que eliges?

María Huertas Cobos Sevilla (España)



Acción Misionera


  • Evangelizamos y promovemos la justicia en medio de la gente de distintas culturas.

Acción Educativa


  • La educación en valores es fundamental para una formación integral de la persona.