El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Portada del sitio > Noticias

Orando con los Fundadores, un ROSARIO lleno de gozo y de dolores

Martes 7 de octubre de 2014

PRIMER MISTERIO: EL Nombre "Ángel de la Guarda" es aceptado oficialmente

¡Cómo deseabas llevar el nombre de Ángel de la Guarda, Madre!: “¿Llevaremos ese hermoso nombre? – preguntabas confiada en una respuesta positiva- ¡Cuánto deseo que todo termine!” – decías- Es que la presión ya llegaba al límite. Querida Madre, cuán grande fue tu gozo al recibir la grata noticia de la aceptación del “hermoso nombre de Ángel de la Guarda” al mismo tiempo que recibía la Congregación el Decreto de Aprobación Oficial de manos de Napoleón III. Sabemos que tanto tú como el Padre, abrigaban la esperanza de que las Hermanas fuesen “dignas” del nombre en la entrega a la infancia y en la búsqueda de la mayor Gloria de Dios. De generación en generación intentamos vivir tu consejo: “He aquí que somos todas Hermanas del Ángel de la Guarda, pero no basta que nos contentemos con llevar este hermoso nombre de Ángel, es preciso serlo de hecho, arder de amor de Dios como estos Espíritus celestes. Este nombre será a menudo materia de nuestras meditaciones”. Gracias por dejarnos ese símbolo y programa de vida que es el nombre de Ángel de la Guarda.

SEGUNDO MISTERIO Traslado de la casa Madre a La Molle Después de muchos esfuerzos, viajes y gestiones, el 07 de marzo de 1859 llega finalmente la aprobación del Ministerio para el traslado de la Casa Madre a La Molle. Con qué alegría, Padre, lo comunicas a la Madre San Pascual. “Deo gratias” fue la mejor expresión que pudiste encontrar. Fue un canto de alabanza a Dios la Carta Circular que enviaste a las Hermanas y un testimonio de su Providencia. Muy merecidamente, la Comunidad te reconoció “Valiente Guerrero” y tú, con la humildad que te caracterizó reconoces la mano de Dios en todo, por eso expresas con agradecimiento: “La Providencia nos ha suficientemente recompensado de todas nuestras búsquedas dándonos La Molle …". “Nos felicitan, todos se felicitan…” Gran regocijo se hizo sentir el día 01 de abril cuando nuestra querida Madre San Pascual, finalmente pudo llegar a la nueva “Casa –Madre”. Felizmente las Hermanas pudieron reunirse para las vacaciones anuales al recibir la esperada Carta - Convocatoria, tan bellamente escrita con palabras de afecto y de dulzura. Cómo disfrutabas, Padre, con los huerfanitos, que encontraron en La Molle, hospitalidad, amor, ternura, educación y formación religiosa.

TERCER MISTERIO:El Fundador recibe para la Congregación la Bendición del papa Pío IX.

Tu sencillez, Padre Ormières, se ve reflejada en el gozo que fue para ti la bendición del Papa; sentías que fue el mejor de los Decretos de reconocimientos que hasta entonces había recibido tu comunidad. No ambicionabas más, esto te bastaba, por eso, te alegrabas que después de 10 años, la Congregación había fructificado, en cincuenta casas extendidas por Francia y España. Hoy queremos decirte a ti y a la Madre San Pascual, que la Congregación ha seguido creciendo y extendiéndose, llegando a estas tierras americanas: Norte-América, Centro-América, Sur-América, uno de tus más grandes deseos.

CUARTO MISTERIO: Nuestras Primeras Constituciones llevan la impronta de nuestro Fundador. Qué orgullo poder decir, Padre Ormières, que a tus 71 años de edad, culminaste la redacción de las Primeras Constituciones de las Hermanas del Ángel de la Guarda, fruto de mucha oración, discernimiento, experiencia de vida, y sobre todo llena de evangelio. La riqueza de las citas bíblicas que dejaste impresas en las Constituciones, dan fe de tu principio: “La Sagrada Escritura, los Libros Santos, nuestra norma y guía”. Esta afirmación, tantas veces repetida por ti, nos anima y estimula a acercarnos a las Constituciones Renovadas desde la riqueza de referencias bíblicas que tienen y como la Buena Noticia de Jesús que leyeron y experimentaron ustedes, queridos fundadores.

QUINTO MISTERIO: Celebración de las Bodas de Oro del Fundador Con sencillez y alegría celebraste, Padre Ormières, tus Bodas de Oro sacerdotales, las Bodas de Oro del Papa León XIII y las Bodas de Oro del Instituto. Estos fueron tres acontecimientos que tuvieron gran trascendencia para ti. Desde el 21 de Diciembre, en Montauban, todo era alegría y fiesta culminando, en la intimidad de la Comunidad, con una solemne Eucaristía el día de Navidad de 1883. ¡Qué gracia te concedió el Señor¡ poder celebrar tus cincuenta años de vida sacerdotal y los cincuenta años de andadura de la Congregación, agradeciéndole continuamente los favores recibidos de su Divina Providencia.

ORACIÓN: Gracias, Señor, por los momentos de gozo que experimentaron nuestros fundadores y primeras hermanas. Te damos gracias, también por todas las Hermanas que en este año celebran sus Bodas de Oro de Vida Consagrada. Amén.



Conócenos


  • Somos seguidoras de Jesús de Nazaret y nos sentimos convocadas para hacer vida el proyecto del Reino. Seguir a Jesús vale la pena, ven a conocernos.

Acción Misionera


  • Evangelizamos y promovemos la justicia en medio de la gente de distintas culturas.