El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Portada del sitio > Noticias

Mi vida, un caminar como Hermana del Ángel de la Guarda en comunidad.

Sábado 14 de noviembre de 2015

Mi experiencia de llamado en un par de letras Mi nombre es Neri Maricela Ramírez Conce, soy salvadoreña. Desde pequeña mi familia me enseñó a practicar los valores cristianos, los cuales fueron tomando parte en mi diario vivir. En la comunidad que vivía siempre había un grupo en el cual participar, es por eso que a la edad de 16 años formé parte del grupo de liturgia y del grupo juvenil que llevaba por nombre Monseñor Romero. Más tarde participé en el grupo de música y canto. Todo esto iba dando alegría y sentido a mi vida. Fui creciendo en un ambiente donde si alguien necesitaba ayuda había que brindarla y fue así como el grupo juvenil me ayudó a despertar el deseo de brindar mi ayuda a quien lo necesitaba, visitábamos las familias y si había que ayudar en algo lo hacíamos con alegría. “Todos estos gestos sencillos despertaban en mi una inquietud que no podía darle nombre.” Cada sábado que nos reuníamos en la capilla de la comunidad como grupo juvenil, teníamos presente a Monseñor Romero, sus palabras daban fuerza a mi vida porque me sentía, y me sigo sintiendo en medio de un pueblo que camina y lucha acompañado de Dios. En medio de todo este vivir Dios iba tomando parte en mí. Cada año, en San Julián, Municipio donde crecí es visitado en tiempo de Semana Santa por diferentes misioneros, religiosas y religiosos y fue así como en el 2006 conocí a las hermanas del Ángel de la Guarda. Me impresionó la manera sencilla de cómo se acercaban a cada familia y la manera de acoger a todas las personas, aún las que Vivian su fe de otra manera. Sentía que mi vida se identificaba con ese estilo de vida. Una de las hermanas me hizo la invitación a participar en las convivencias de CONFRES, (Conferencia de Religiosos y Religiosas de el Salvador) donde conocí diferentes congregaciones y carismas que ayudaron a mi búsqueda. En el retiro final de las convivencias fue significativa la lectura de MT 4.20 “y dejando las redes le siguieron” estas palabras fueron clave para mi vida y para aventurarme en el camino de la vida religiosa. Ha sido un caminar como Hermana del Ángel de la Guarda hecho en comunidad, en el cual he ido sintiendo que Dios sigue siendo parte en mi vida y por su gracia y fortaleza sigo apostando por este compartir fraterno. También debo decir que las dificultades no han dejado de faltar, pero la fortaleza de Dios ha sido más fuerte y es por eso que sigo caminando y sigo creyendo que Dios camina con su pueblo, pueblo del cual formo parte. Hna. Neri Maricela Ramírez Conce



Acción Educativa


  • La educación en valores es fundamental para una formación integral de la persona.

Conócenos


  • Somos seguidoras de Jesús de Nazaret y nos sentimos convocadas para hacer vida el proyecto del Reino. Seguir a Jesús vale la pena, ven a conocernos.